El teatro español en el primer tercio del siglo xx

18 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Marina Delgado, B2C

trevEn el panorama general del teatro de las primeras décadas del siglo XX podemos diferenciar dos tendencias: el teatro comercial y el teatro renovador. El primero, destinado a satisfacer las exigencias del público, rehúye los planteamientos ideológicos y continúa con las formas dramáticas tradicionales. El segundo, a contracorriente de los gustos de la época, pretende innovar y experimentar, y tardó en ser valorado en su justa medida.

Teatro comercial

Podemos distinguir las siguientes tendencias:

– Un teatro en verso neorromántico, tradicional y que incorpora las formas del Modernismo. Destacan Eduardo Marquina (En Flandes se ha puesto el sol, 1910), Francisco Villaespesa (Aben-Humeya, 1913) y las obras escritas en colaboración por los hermanos Machado (La Lola se va a los puertos, 1929)

– Un teatro cómico, muy popular, en el que predomina el costumbrismo y los tipos populares. Entre los autores que cultivaron este género hay que citar a los hermanos Álvarez Quintero, cuyo teatro se identifica con los temas y ambientes de la Andalucía tópica (Malvaloca, 1912); a Carlos Arniches, que cultiva en su etapa de madurez el sainete extenso y la tragedia grotesca, en la que se une lo caricaturesco con una actitud crítica ante las injusticias (La señorita de Trevélez, 1916); y a Pedro Muñoz Seca (La venganza de don Mendo, 1918), que creó un subgénero al que denominó “astracán” basado en situaciones disparatadas con el único fin de provocar la risa del espectador.

-La comedia burguesa de Jacinto Benavente.

Premio Nobel de Literatura en 1922, Jacinto Benavente fue un autor de enorme éxito tanto de crítica como de público. Tenía gran habilidad para la construcción escénica, ingenio para plantear las situaciones dramáticas y gran fluidez en el diálogo.

Tuvo un comienzo atrevido con El nido ajeno (1896), una obra muy crítica sobre la situación de la mujer casada en la sociedad burguesa. La obra duró muy poco en cartel y Benavente suavizó su tono crítico en las siguientes.

Sus dos mejores obras son Los intereses creados (1907) y La malquerida (1913). La primera es una farsa en la que censura amablemente el materialismo y la hipocresía de la sociedad. La segunda es un drama rural que presenta una pasión incestuosa.

Teatro renovador

El teatro renovador es hoy, sin duda, el más apreciado. Merecen ser destacados:

Miguel de Unamuno, que creó un teatro desnudo e intelectual que desvelaba la interioridad. Algunas obras son Fedra (1898) o La esfinge (1910).

Azorín, cuyo teatro antirrealista incluía lo subconsciente en obras como Lo invisible (1928).

Jacinto Grau, que restauró la tragedia, recuperó el mito de Don Juan o utilizó la farsa para superar la estética naturalista.

En la década de los treinta intentaron también renovar el teatro autores como Rafael Albertí y Miguel Hernández.

Pero, indiscutiblemente, el teatro renovador está representado por las figuras de Valle-Inclán y García Lorca, los dos grandes dramaturgos de este periodo.

 Valle-Inclán

valleSu teatro es el de mayor originalidad en el panorama español del siglo XX. En su trayectoria dramática se observa una constante voluntad de renovación formal y temática que pretende romper con el teatro de su época.

Podemos clasificar su teatro:

-Dramas decadentistas basados en la estética modernista. A esta etapa pertenecen obras como El marqués de Bradomín (1906) o El yermo de las almas (1910).

-Dramas de ambiente galaico. Partiendo de su Galicia natal, Valle-Inclán crea un mundo mítico e intemporal, cuyos personajes se rigen por la violencia, la lujuria y la avaricia. Pertenecen a este periodo la trilogía Comedias bárbaras (1907-1922) y la obra Divinas palabras (1920)

-Farsas. Se trata de un grupo de obras en las que el autor introduce personajes grotescos  que anuncian la llegada del esperpento. Son cuatro farsas: La marquesa Rosalinda, La cabeza del dragón, La enamorada del rey y La reina castiza (1912-1920).

.El esperpento. Está formado por Luces de bohemia (1924), que relata el paseo nocturno por Madrid del poeta ciego Max Estrella y de su amigo don Latino recorriendo distintos ambientes en una progresión cada vez más degradante, y la trilogía Martes de carnaval (1930), que centra su crítica en el ejército español.

Con el nombre de esperpento designa Valle un tipo de teatro basado en la deformación sistemática de la realidad para hallar la imagen auténtica que se oculta tras ella. La deformación alcanza a los personajes, convertidos en seres grotescos y en fantoches, al lenguaje y a los escenarios. Todo ello con la intención de reflejar el desengaño del autor ante la realidad española de la época.

García Lorca

Lorca creó el verdadero teatro poético, entendido como espectáculo total. Su producción dramática posee una gran unidad temática que se sintetiza en la frustración por el deseo no alcanzado.

Distinguimos varias etapas en su obra:

-Primeros dramas y farsas, emparentados con el teatro modernista. Los dramas son El maleficio de la mariposa (1921), que presenta el tema de una pasión imposible, y Mariana Pineda (1927), sobre la heroína granadina ajusticiada por bordar una bandera liberal. Sus cuatro farsas desarrollan el tema del matrimonio de conveniencia entre el viejo y la joven.

-Comedias imposibles. Son obras simbólicas, surrealistas y difíciles de representar: El público y Así que pasen cinco años (ambas de 1930).

-Tragedias y dramas. En ellas, una moral asfixiante precipita el destino trágico de las protagonistas. El drama Doña Rosita la soltera (1935) presenta la espera inútil del amor por parte de una solterona en una ciudad de provincias.

Sus tres tragedias representan la plenitud de su teatro: Bodas de sangre (1933),en la que recoge la tragedia de la novia raptada el día de su boda por una antiguo amante; Yerma (1934), tragedia de una mujer estéril cuyo principal deseo es ser madre; La casa de Bernarda Alba (1936), que presenta el conflicto entre el autoritarismo de la madre y el frustrado deseo de libertad de sus cinco hijas.

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

Anuncios

La literatura de vanguardia y la Generacion del 27

4 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Mª Teresa Palmerín, B2C

En las primeras décadas del XX se desarrollaron las vanguardias, que destacaban el carácter innovador, rebelde y provocador de las nuevas tendencias, reaccionando contra los valores, las producciones estéticas y la tradición literaria.

Entre sus características comunes sobresalen:

– Tendencia a la formación de grupos, declaración de principios y publicación en revistas literarias de sus obras.

– Oposición a la tradición artística y cultural anterior y afán de camb
io total.

– Rechazo  a la imitación de la realidad; la obra debía crear otra realidad.

– Renovación y experimentación poética: preferencia por metáforas e imágenes; ausencia de rimas, de enlaces sintácticos y de signos de puntuación; abundancia de neologismos.

Entre 1909-1929 surgieron en Europa movimientos de vanguardia: Futurismo (Filippo T. Marinetti), Cubismo (Guillaume Apollinaire), Dadaísmo (Tristán Tzara) y Surrealismo, que propuso una nueva manera de concebir el mundo (André Breton)

En el surgimiento y evolución de las vanguardias hay que tener en cuenta los rasgos culturales de la época, como la europeización y las iniciativas culturales liberales. Los poetas españoles viajaron a París, recibiendo influencias de los vanguardistas europeos

Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna fue fundamental para las vanguardias españolas: su discurso El concepto de la nueva literatura se considera el primar manifiesto del vanguardismo español. Su papel fue el de promotor y guía de las vanguardias. Su estética se manifiesta en sus Greguerías (1914), que ofrecen una visión insólita de los objetos y la vida cotidiana y se basan en comparaciones, metáforas y aliteraciones, parodias de frases hechas, juegos de palabras y metonimias.

El poeta chileno Vicente Huidobro influyó sobre el ultraísmo, que declaraba el afán de renovación y la apertura a todas las tendencias, y fundó el creacionismo, cuyos rasgos son la no imitación de la realidad y a la narración y descripción.

En el  surrealismo español no hubo un grupo dirigente, pero si bastantes poetas y obras surrealistas: Alberti (Sobre los ángeles), Alexaindre (Pasión de la tierra), Cernuda (Un río, un amor), Lorca (Poeta en Nueva York).

La generación del 27 es un grupo de poetas con extraordinaria calidad que marcara toda la poesía española el s. XX, que surge en los años 20. Se llama así porque el grupo se reunió en 1927 para homenajear a Luís de Góngora en el tercer centenario de su muerte. Estos escritores mantuvieron una relación personal y literaria y Gerardo Diego reunió todos sus nombres en Poesía española. Antología 1915-1931 (1932). Los autores mas relevantes fueron Salinas, Guillén, Diego, Lorca, Dámaso Alonso, Alexaindre, Cernuda y Alberti. En ellos influyeron grandes figuras de la época, como Gómez de la Serna, Juan Ramón Jiménez y José Ortega y Gasset.

Sus rasgos más destacados son la síntesis de vanguardia y la tradición y la diversidad de tendencias estéticas:

-La poesía vanguardista, el ultraísmo el creacionismo. De las primeras vanguardias reciben temas y formas: la importancia de la ciudad y el entusiasmo por la vida moderna y la experimentación poética; tenemos a Salinas, Alberti o Diego.

-La poesía pura. Buscan la representación esencial del mundo y rechazan el sentimentalismo y lo anecdótico. Se tiende a la sobriedad y al nominalismo. El más representativo es Guillén.

-El neopopularismo. Lorca, Alberti y Diego crean una poesía influida por la lírica y la poesía popular de Lope de Vega. Son textos breves, marcados por el tono coloquial, las repeticiones y los estribillos.

-El surrealismo. Se incorporan la crítica a la sociedad y su convencionalismo, el deseo de liberación expresiva.

A partir de la Segunda República en 1931, la crea poesía social comprometida con la situación política; El poeta en la calle, de Alberti.

Pedro Salinas

Pedro Salinas: sus primaras obras, influidas por las vanguardias aparecen el mundo moderno y el humor, incluyen
Presagios
(1923), Seguro azar (1929) y Fábula y signo (1931).

En su poesía amorosa están sus obras más admiradas La voz a ti debida (1933), Razón de amor (1936) y Largo lamento (1936-1939), que expresan una experiencia amorosa, erótica y espiritual. La voz poética busca el verdadero ser del tú, su realidad esencial.

En la poesía del exilio, hay un afán de trascendencia y una reflexión sobre los poemas de su época. El contemplado (1946) se centra en la contemplación del mar, Todo más claro (1949) contiene una crítica de la sociedad y Confianza (1955) expresa confianza en la vida.

Jorge Guillén: la reflexión sobre la existencia, las relaciones con la realidad, la búsqueda de lo esencial, la alegría de vivir y la perfección formal en lo estilístico dan unida a su obra.

Cántico: de sus temas destacan la plenitud del ser en el mundo, el júbilo de la existencia, en convivencia con los demás y los límites del paso del tiempo, el azar, el caos, el dolor y la muerte inevitable.

Clamor y Homenaje: Clamor, compuesto por Maremágnum (1957), Que van a dar en la mar (1960) y A la altura de las circunstancias (1963) prosigue con la exaltación de la belleza del mundo, pero desarrolla temas como la injusticia social, el desorden, la alineación, las guerras, la miseria y el temor. Homenaje (1967) es un canto a la amistad y a las obras de la literatura universal, y una reflexión sobre la creación literaria. En 1968 reunió su obra en Aire nuestro.

LorcaFederico García Lorca: su obra, de extraordinaria calidad sigue una evolución caracterizada por la diversidad y la unidad.

La primera etapa comprende Primeras canciones (1922), Suites (1926), Canciones (1927), Romancero Gitano (1928) y Poema del cante jondo (1931). La segunda etapa abarca Poemas en prosa, Oda al Santísimo Sacramento del Altar y Poeta en Nueva York (1940). La tercera etapa están Diván del Tamarit (1940), Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935), Seis poemas galegos (1935) y Sonetos de amor oscuro.

Sus obra remita a una amplia tradición literaria, fundida con elementos de la modernidad, siendo influida  por Garcilaso, Quevedo, Góngora, Bécquer, Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez.

Los temas principales de la obra lorquiana son el amor heterosexual y homosexual, unido al deseo el erotismo y la pérdida del ser amado; la frustración, relacionada con la esterilidad; la muerte, vinculada al amor, a la frustración y el sufrimiento; los marginados. Los símbolos representan temas y motivos ligados a las mitologías primitivas.

Romancero Gitano es un conjunto de romances lírico-narrativos en los que priman la indeterminación, la vaguedad y la elipsis. Aparece una Andalucía estilizada, siendo los personajes principales los gitanos, acosados por la Guardia Civil. La violencia y la muerte son temas que prevalecen en la obra.

Poeta en Nueva York: en 1929 Lorca viaja a Nueva York, experiencia que influye en su obra junto con el surrealismo. El protagonista es la ciudad, que se convierte en el símbolo del materialismo, la insolidaridad y la degradación. Aparece el dolor de la voz poética, su deseo de amor, su soledad, que le lleva a solidarizarse con los demás y denunciar las injusticias sociales.

Luís Cernuda: su obra, reunida en La realidad y el deseo, se considera una biografía espiritual estableciéndose en etapas con aspectos comunes: la introspección lírica, el amor, la belleza de la naturaleza, la fugacidad del tiempo y el olvido, el deseo: el paraíso perdido, la soledad.

La primera etapa comprende Perfil del aire (1927) y Égloga, elegía, oda (1927,1928). La segunda etapa corresponde con obras surrealistas y románticas: Un río, un amor (1929), Los placeres prohibidos (1931), Donde habite el olvido (1934) e Invocaciones a las gracias del mundo. En la etapa del exilio publicó Las nubes (1940), Como quien espera el  alba (1947), Vivir sin estar viviendo (1949), Con las horas contadas (1956), y Desolación de la Quimera (1962).

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

La poesia española en el primer tercio del siglo xx

4 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Ángel Rodríguez, B2C

El modernismo en España: Rubén Darío.

Rubén DaríoHacia finales del siglo  XX y principios del XX, el modernismo ejerció su influencia en España.

En su desarrollo deben tenerse en cuenta diversas circunstancias:

La crisis política y económica propicia la adopción de la actitud de rebeldía propia de los modernistas.

El ambiente literario en el que la poesía tardorromántica (Campoamor) se queda obsoleta y el modernismo se ve como el inicio de una nueva era.

Y la peculiaridades del modernismo español, que no rompe completamente con el romanticismo, pues la influencia de Bécquer es fundamental en Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado. También se fomenta la poesía cívica.

 La poesía de Rubén Darío se inicia con la obra de Epístolas y poemas (1885), más tarde compone Otoñales (1887),  obra en que imita a Bécquer. Es autor de tres grandes obras: Azul, Prosas profanas y Cantos de vida y esperanza.

Azul (1888) está compuesto por cuentos y poemas breves. Se inspiran en un mundo fantástico y exótico de influencia francesa. En esta obra se revela su filiación modernista.

Prosas profanas (1896) sorprendió por su técnica y sus innovaciones métricas y verbales. Continúa con la evasión de la realidad y trata de ofrecer una visión alternativa del arte, el placer, el amor, el tiempo o la religión. Incluye algunos temas españoles.

Cantos de vida y esperanza (1905) es un libro mucho más grave y sombrío que los anteriores, reivindicación del propio autor como iniciador del modernismo, aristócrata intelectual que reniega de cualquier forma de mediocridad. Los temas principales son de orden existencial y político.

El simbolismo: Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez.

Antonio Machado: Superando la tradición mediante el simbolismo, creó una poesía de intensa emoción y gran introspección. Entendía la poesía como “el diálogo de un hombre con su tiempo” y sus grandes temas son el tiempo mismo, el amor (y la ausencia o la pérdida de este) y el sueño –mejor, ‘ensoñación’- como única forma de conocimiento. En 1903 publica Soledades, donde se percibe la influencia de Verlaine en la  melancolía expresada por el yo poético ante la naturaleza y el temor a la muerte. Personifica elementos naturales como la noche y realiza un diálogo con ellos en los que no siempre hay respuestas.

Campos de Castilla (1912/1917) contienepoesía dedicada al paisaje castellano, sus hombres y su historia. El tema principal es la decadencia de España y el carácter de sus habitantes, no precisamente retratado con benevolencia. La muerte de su mujer es uno de los asuntos clave del libro, junto con las preocupaciones religiosas, el paso del tiempo, el tópico de “el otro” o el cainismo.

Juan Ramón JiménezJuan Ramón Jiménez: sus primeras obras están marcadas por la melancolía, el escepticismo y el decadentismo. El simbolismo modernista se muestra en obras como Arias tristes (1903), en donde se muestra un conflicto  erótico.

Posteriormente se produce un cambio en su literatura, su poesía se vuelve vitalista, influido por Ortega y Gasset. En la obra Sonetos espirituales (1917) intenta plasmar la realidad desnuda a través de su expresión exacta, buscando la poesía pura. Diario de un poeta recién casado (1917) es quizá su mejor libro.

Gran referente de toda la poesía española de la primera mitad del siglo XX, otras obras suyas son Eternidades (1918), La estación total (1946) o Animal de fondo (1949)

Manuel Machado: tras unos inicios también modernistas,renunció en sus versos a lo decorativo y a lo suntuoso en busca de una poesía interior. El mal poema (1909) o Ars moriendi (1921) son muestras de poesía sombría y desengañada.

Miguel de Unamuno: crítico del modernismo, cultivó el verso libre. Su poesía parte de la vivencia y de la experiencia. Aborda temas como la familia, la patria y la religión. Su obra más conocida es El Cristo de Velázquez (1920). Se aproxima a Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez en su obra El Cancionero (póstumo, 1953).

Las vanguardias y la poesía del Grupo de 1927.

Luis CernudaLas vanguardias reaccionaron contra los valores, las producciones estéticas y la tradición literaria de la burguesía de la época. Pretendían la oposición a la tradición artística y cultural mediante la formación de grupos, rechazaban la imitación de la realidad, el sentimentalismo, la subjetividad, tenían una voluntad de renovación y experimentación poéticas.

La aparición de las vanguardias en España fue debido en especial a Ramón Gómez de la Serna, figura clave para entender los fenómenos artísticos en España en los años 20.

La generación de 1927 es un grupo de escritores nacidos en torno a 1900 que se unieron para hacer un homenaje a Luis de Góngora por el tercer centenario de su muerte. De este grupo de poetas los más destacados son Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Rafael Alberti.

Los rasgos más destacados de esta poesía son la influencia vanguardista del ultraísmo o el creacionismo (Diego) y el gusto por la poesía pura (Guillén) el neopopularismo (Lorca), el surrealismo (Alberti)… La Generación del 27 destaca por la cantidad, la calidad y la enorme influencia posterior de toda su producción.

Entre estos autores destacamos a Pedro Salinas (autor importante por ser el de mayor edad y referente del núcleo universitario del grupo), Jorge Guillén (que supera a su maestro, Juan Ramón Jiménez, y es uno de los mejores de su generación, caracterizado por su constante celebración de la vida), Federico García Lorca (uno de los escritores más famosos del grupo y de la historia de nuestra literatura) y Luis Cernuda (probablemente el mejor del grupo y quizá del siglo, tinta casi toda su poesía de amarga melancolía).

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

La narrativa española en las primeras décadas del siglo XX

22 noviembre, 2012 1 comentario

Por Manuel Mejías Gil, B2C

Características de la nueva novela.

En los primeros años del s. XX surge una nueva novela, la novela lírica, que se centra en las emociones y sentimientos de los personajes. Esta nueva novela no trata de representar la realidad, sino que es una ficción en la que se presentan los estados de ánimo. Esta novela se caracteriza por:

–          La historia pierde relevancia frente al discurso, hay un tiempo subjetivo y el espacio pierde contornos definidos.

–          La novela se centra en el protagonista mostrando su percepción de la realidad y éste se presenta como un “yo” lírico.

–          El protagonista-tipo es un artista bohemio, inadaptado y antisocial que busca el valor auténtico de una sociedad envilecida. Ésta situación provoca sus rebeldías y su amoralismo.

–          La narración suele fragmentarse en estampas y hay una selección de momentos importantes para el protagonista. Suele haber escenas descriptivas que provocan la indeterminación de los hechos narrados.

En este tipo de novela la presencia del protagonista es constante ya sea mediante diálogos o mediante discursos y monólogos.

Pío Baroja.

Pío Baroja defendió una novela abierta a todas las posibilidades y proclamó la libertad absoluta para el escritor. Se determina por el tema de la aventura y sus personajes son, generalmente, seres inadaptados que suelen fracasar en su lucha vital y se caracterizan por su pesimismo. Pero en la acción central incluye, además de los protagonistas, personajes secundarios.

Las conversaciones caracterizadas por diálogos sencillos y verosímiles constituyen la sustancia novelística de muchos de sus relatos y este autor destaca en la descripción al detalle de las situaciones.

Pío Baroja organizó sus novelas en trilogías y se reconocen dos etapas: la primera –hasta 1912- en la que hay variedad temática y en ella se encuentran las mejores obras y la segunda –desde 1912- en la que predomina el relato de trasfondo histórico y la perspectiva irónica.

–          “Camino de perfección”.

–          “La busca” junto con “Mala hierba” y “Aurora roja” constituyen la trilogía “La lucha por la vida”, en la que se refleja la sociedad madrileña de principios de siglo. En estas obras está presente la observación sintética y sin comentarios con el estilo directo de Baroja.

–          “El árbol de la ciencia” (1911): Refleja la desesperanza moral y desorientación de España en la época. El protagonista posee un gran pesimismo y es incapaz de adaptarse a las situaciones.

–          “Memorias de un hombre de acción”. Serie narrativa histórica  de la segunda etapa del autor compuesta por veintidós obras unificadas por la biografía de Eugenio de Aviraneta.

 

Unamuno y Azorín.

Miguel de Unamuno entiende la novela como medio para interpretar la realidad. Sus novelas se centran en el conflicto íntimo de los personajes generado por una estricta conexión familiar.

Algunas de sus principales novelas son: “Niebla” (1914), que presenta una lucha con el determinismo (filosofía que subordina la voluntad humana a la divina) y en la que aparece el propio escritor como personaje ficticio; “Abel Sánchez” (1917) y “San Manuel Bueno, mártir” (1930), al final de esta novela se incorpora otro narrador que la relaciona con otras novelas de Unamuno.

José Martínez Ruiz “Azorín”, en sus novelas, anula el movimiento y el tiempo: la narración se fragmenta en instantáneas que dispersan la atención del lector. En su obra narrativa efectuó un profundo análisis de la percepción en el que influyen algunos ámbitos que congelan el momento y captan la impresión del instante. En sus primeras obras se observa una rebeldía contra los valores establecidos, una conciencia social vinculada al anarquismo y una crítica a toda preocupación espiritual subjetiva.

Sus principales novelas son: “La voluntad” (1902), novela impresionista que incluye fragmentos de vida y sensaciones separadas; “Antonio Azorín” (1903) y “Doña Inés” (1925), novela rosa en la que se incorporan descripciones del ambiente y la sensibilidad de los personajes y el conflicto se centra en la personalidad de los personajes.

Otros novelistas.

–          Ramón del Valle Inclán. La obra de Valle Inclán se caracteriza por el rechazo del realismo tradicional en la que introdujo innovaciones en su técnica hasta culminar con su máxima creación, el esperpento (técnica para degradación de personajes y acciones). Sus principales obras son: “Sonatas” (1904-1905), que representan una alegoría de la vida humana; “La guerra carlista” (1908-1909), trilogía que muestra la España tradicional enfrentada a la liberal; “Tirano Banderas”  (1926) y la serie “El ruedo ibérico” (a partir de 1927) .

–          Pérez de Ayala. Creó una novela experimental preocupada por la conciencia en la que incluyó aspectos inconscientes y subconscientes. En su obra utilizó el diálogo teatral y las historias intercaladas. Sus principales obras se agrupan en tres partes: Novelas de tono autobiográfico, “Tinieblas en las cumbres” (1907), “Troteras y danzaderas” (1913); novelas poemáticas, “La caída de los limones” (1916)  y novelas de temas universales, “Luna de miel, luna de hiel” (1923), “Tigre Juan” (1924).

–          Gabriel Miró. Creó una novela de poderoso lirismo en las que no falta la acción y en la que los hechos se diluyen en impresiones que fragmentan el  texto. Sus las principales son: “Las cerezas del cementerio” (1910), “Nuestro Padre San Daniel” (1921) y “El obispo leproso” (1926).

–          Ramón Gómez de la Serna. Sus novelas están inspiradas por su biografía y reflejan el mundo de su época y conceden relevancia a los temas eróticos y a la obsesión por la muerte. Su obra principal es “La viuda blanca y negra” (1918).

–          Benjamín Jarnés. Sus novelas suelen girar en torno a un único personaje y proclaman la idea de libertad y afirmación del goce de vivir. Estas narraciones se caracterizan por su fragmentación y virtuosismo estilístico. Las principales novelas son: “Escenas junto a la muerte” (1931) y “Lo rojo y lo azul” (1932).

 

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

Las perífrasis verbales

Por Jesús Alonso
Son construcciones sintácticas de dos o más verbos que funcionan como núcleo del predicado. Sirven para expresar las características de la acción verbal que no pueden señalarse mediante el uso de las formas simples o compuestas.

La estructura de las perífrasis es como sigue:

(1) VERBO AUXILIAR + (2) (NEXO) + (3)VERBO AUXILIADO

(1) Aporta los contenidos gramaticales. Aparece en forma personal.

(2) Pueden ser conjunciones, preposiciones o puede no haber nexo.

(3) Aporta el contenido semántico. Aparece en forma no personal (infinitivo, gerundio, participio).

PERÍFRASIS MODALES

Informan sobre la actitud del hablante ante la acción verbal

• DE OBLIGACIÓN

Tener que/ Deber/ Haber de / Haber que + INFINITIVO

Tienes que concentrarte en tu trabajo.

• DE PROBABILIDAD O SUPOSICIÓN

Venir a / Deber de + INFINITIVO

Ese reloj debe de costar un riñón.

• POSIBILIDAD

Poder + INFINITIVO

Seguro que puedes alcanzar tu sueño.

PERÍFRASIS ASPECTUALES

Informan sobre el desarrollo de la acción verbal

• INGRESIVAS.- Indican acción inminente.

Ir a / Estar por / Estar a punto de + INFINITIVO

Iba a llamarte cuando has llegado.

• INCOATIVAS.- Indican acción en el momento de comenzar.

Ponerse a / Romper a + INFINITIVO

Rompió a llorar inconsolable.

Comenzar a / Echarse a / Empezar a + INFINITIVO

Me eché a correr en cuanto empezó a llover.

• FRECUENTATIVAS.- Indican acción habitual.

Soler + INFINITIVO

Suelo llegar al trabajo antes de las ocho.

• REITERATIVAS.- Indican acción repetida.

Volver a + INFINITIVO

No volveré a llamarte nunca.

• DURATIVAS.- Indican acción en desarrollo.

Estar / Andar / Venir / Ir/ Seguir + GERUNDIO

Lleva quejándose desde que empezó el curso.

• TERMINATIVAS (o RESULTATIVAS).- Indican acción acabada.

· Dejar de, acabar de, terminar de/ llegar a/ cesar de + INFINITIVO

Ya hemos acabado de comer el primer plato; trae el segundo.

• Traer / Dejar / Quedar / Estar / Tener / Llevar / Verse / Sentirse + PARTICIPIO

Ha dejado dicho que le pases a recoger a las cinco.

El caso ha quedado resuelto con prontitud.

Categorías:Perífrasis verbales

Manuel Machado: ‘Castilla’

Por Mercedes Domínguez Pérez

El ciego sol se estrella
en las duras aristas de las armas,
llaga de luz los petos y espaldares
y flamea en las puntas de las lanzas.

El ciego sol, la sed y la fatiga
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

Cerrado está el mesón a piedra y lodo.
Nadie responde… Al pomo de la espada
y al cuento de las picas el postigo
va a ceder ¡Quema el sol, el aire abrasa!

A los terribles golpes
de eco ronco, una voz pura, de plata
y de cristal, responde… Hay una niña
muy débil y muy blanca
en el umbral. Es toda
ojos azules, y en los ojos. lágrimas.
Oro pálido nimba
su carita curiosa y asustada.

“Buen Cid, pasad. El rey nos dará muerte,
arruinará la casa
y sembrará de sal el pobre campo
que mi padre trabaja…
Idos. El cielo os colme de venturas…
¡En nuestro mal, oh Cid, no ganáis nada!”

Calla la niña y llora sin gemido…
Un sollozo infantil cruza la escuadra
de feroces guerreros,
y una voz inflexible grita: “¡En marcha!”

El ciego sol, la sed y la fatiga…
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

 

Manuel Machado nació en 1874 en Sevilla y murió en 1947 en Madrid. Perteneció a la generación del 98 y fue modernista, como bien se refleja en sus obras poéticas, como ‘Alma’. Era hermano de Antonio Machado y junto a él escribió obras de teatro como ¨La Lola se va a los puertos¨, que ha sido representada además varias veces en el cine. Eran muy diferentes, pero tenían paralelismos en sus obras. Vivió en Madrid, donde estudió Filosofía y Letras, y estuvo en París donde entró en contacto con el simbolismo, se casó con su prima Eulalia, que se cree que es el motivo por el que cuando ella murió se dedicase a los niños deficientes, ya que ella era muy religiosa. Más tarde conoció a Rubén Darío, a quien consideró su maestro, y le hizo entrar en contacto con el modernismo.

Con el paso de los años llego a ser director de la Hemeroteca y Museo Municipal. Creó varias revistas y trabajó en varios periódicos. Y a pesar de la relación que tenia con su hermano Antonio, llegaron a estar en bandos diferentes durante la Guerra Civil.
Entre sus obras poéticas están, ‘Alma’, ‘Caprichos’, ‘Los Cantares’, ‘Ars Moriendi’, ‘El mal poema’ y ‘Apolo’, y algunas de su obras teatrales son, ”Juan de Mañara’, ‘Las adelfas’, ‘La Duquesa de Benamejí’…

“Castilla”, pertenece al libro de poemas ‘Alma’ (1900), que fue su primer libro; este poemario habla del otoño, la melancolía, Oriente, Castilla… Manuel es el primer poeta en hablar sobre Castilla, luego hablarán de Castilla poetas como Unamuno, o incluso su hermano Antonio Machado.

Está compuesto principalmente por versos endecasílabos aunque también los hay heptasílabos y en él hay muchos encabalgamientos y trata sobre el destierro del Cid.

Para escribir este poema Manuel Machado utiliza el “Poema de Mío Cid “ donde se cuenta el destierro de Rodrigo Díaz de Vivar. El Cid y sus guerreros comienzan su camino hacia el destierro, pero debido al calor que hace durante el camino (esto lo refleja Manuel al principio del poema diciendo cosas como, “el ciego sol”, “flamea”, “ llaga de luz los petos…”), se ven obligados a parar en un mesón que está cerrado, abre la puerta una niña, que describe como débil, que contrasta con la dureza de los guerreros, y llorando posiblemente por temor a que el rey crea que les ayuda. Aunque quiere ayudarles, no puede, ya que el Rey tiene amenazados a sus vasallos diciéndoles que, si los ayudan, serán castigados arrasando sus cosechas y destrozando sus casas. El autor, al principio, intenta engañarnos al decir la niña “¡Buen Cid!, pasad”, pero lo que la niña quiere decir es que no paren allí, que sigan su camino, si no quieren que su familia sea castigada. El Cid y sus guerreros siguen su camino y en el poema, se repite otra vez “polvo, sudor y hierro”, que aparece al principio del poema, para marcar más el sufrimiento por la durezas del camino.

Categorías:Poesía modernista

Vicente Aleixandre: ‘Se querían’

Por Ángela Atanasio Moraga

Se querían.
Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,
labios saliendo de la noche dura,
labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?
Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.

Se querían como las flores a las espinas hondas,
a esa amorosa gema del amarillo nuevo,
cuando los rostros giran melancólicamente,
giralunas que brillan recibiendo aquel beso.

Se querían de noche, cuando los perros hondos
laten bajo la tierra y los valles se estiran
como lomos arcaicos que se sienten repasados:
caricia, seda, mano, luna que llega y toca.

Se querían de amor entre la madrugada,
entre las duras piedras cerradas de la noche,
duras como los cuerpos helados por las horas,
duras como los besos de diente a diente solo.

Se querían de día, playa que va creciendo,
ondas que por los pies acarician los muslos,
cuerpos que se levantan de la tierra y flotando…
Se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo.

Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,
mar altísimo y joven, intimidad extensa,
soledad de lo vivo, horizontes remotos
ligados como cuerpos en soledad cantando.

Amando. Se querían como la luna lúcida,
como ese mar redondo que se aplica a ese rostro,
dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,
donde los peces rojos van y vienen sin música.

Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios,
ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas,
mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal,
metal, música, labio, silencio, vegetal,
mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.

Su verdadero nombre era Vicente Pío Marcelino Cirilo Aleixandre y Merlo. Hijo de una familia burguesa española, su padre era ingeniero de ferrocarriles. Nació en Sevilla en 1898, pero pasó su infancia en Málaga. Posteriormente se trasladó a Madrid ,donde se licenció en Derecho y obtuvo el título de intendente mercantil, después fue profesor de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio. En Madrid conoció a Dámaso Alonso, Rubén Darío, Antonio Machado y a Juan Ramón Jiménez, los cuales despertaron en Aleixandre su pasión por la poesía. Después conoce a algunos grandes poetas como Lorca, Alberti, Cernuda…
En 1925 le extirparon un riñón,lo que marcó su salud para el resto de su vida.
El poeta ocultó su homosexualidad durante toda su vida, pero conoció a Andrés Acero e iniciaron una intensa relación que culminó con el exilio de Andrés.
Falleció en 1984 en Madrid.

El poema está formado por ocho estrofas de versos endecasílabos y heptasílabos, aunque también se caracteriza por el empleo del verso libre. Se pueden observa en ste poema metáforas: “labios partidos”; comparaciones: “se querían como las flores a las espinas hondas”; interrogaciones: “¿sangre,donde?”,; bundancia de palabras que producen sensaciones: “caricia,seda…”; abundantes sustantivos y adjetivos para describir los momentos que han vivido con ese amor.
Este poema trata sobre el amor pasional ,carnal y sexual que se desarrolla entre dos amantes, narrando así las situaciones que viven los amantes durante este amor. El poema puede dividirse en tres partes atendiendo al momento del día en el que se encuentran, de forma que la primera parte comprende desde la estrofa uno hasta la cuatro (se encuentran en la madrugada,el amanecer), la segunda parte desde la estrofa 5 hasta la 7(durante el día y anochece) y la ultima parte que comprende la estrofa 8 (resumen de todas las sensaciones que ha provocado este amor pasional en los amantes).
– Estrofa 1: Hace referencia al amanecer frío en el que se encuentran los amantes, entiendo que es el amanecer porque dice “sufrían por la luz” y “labios saliendo de la noche dura”, y por “labios azules en la madrugada” se refiere al fenómeno por el cual, cuando hace mucho frío, se ponen los labios azules o amoratados. Cuando dice “labios partidos,sangre” yo puedo interpretarlo de dos maneras, por un parte puede relacionar el color rojo pasión de la sangre con el color del amor y por otra parte puede referirse a una herida en el labio producto de un beso apasionado.
-Estrofa 2 : Vuelve a hacer referencia a que los dos amantes se quiere en el amanecer, ya que cuando dice “gema del amarillo nuevo” que puede interpretarse que es el sol. La frase “giralunas que brillan recibiendo aquel beso” llamó mucho mi atención, ya que es una palabra que no existe, sino que hace referencia a los girasoles que, como está amaneciendo, se encentran en el sentido opuesto y a su vez son testigos de su amor.
-Estrofa 3:De nuevo se refiere al amanecer, ya que dice “se querian de noche” y explica un fenómeno que surge en un momento de amanecer, cuando la luz del sol incide en un determinado ángulo sobre los valles, produciendo un efecto visual en el cual parece que los valles se estiran.El juego de palabras”caricia,seda,mano,luna que llega y toca” puede interpretarse de dos formas,por una parte puede interpretarse como la llegada de un amanecer suave, que parece que se “posa”, y por otra parte puede interpretarse que la relación avanza, que él la toca y. por lo tanto, explica las sensaciones que sienten ambos.
-Estrofa 4: vuelve a referirse al frío de la madrugada con comparaciones como por ejemplo”los besos de diente a diente solo”…
-Estrofa 5: Ya es de día: “se querían de día”, y el ‘lecho navío’ de la primera estrofa se desvela que es una playa. Se alude a una subida de marea que sorprende a los amantes que se están queriendo en la playa con la frase “ondas que por os pies acarician los muslos”.
-Estrofa 6: Avanza el día “mediodía perfecto” y avanza también su relación por lo que con la frase “se querían tan íntimos” e “intimidad extensa” yo entiendo que estaban haciendo el acto sexual. La frase “horizontes remotos ligados como cuerpos en soledad cantando” se refiere que los amantes pensaban unos planes de futuros juntos en ese momento.
-Estrofa 7: Hace referencia a la llegada de la noche de nuevo, con fases como por ejemplo “dulce eclipse de agua”…
-Estrofa 8: En esta última estrofa se hace un juego de palabras que trata de describir todos los objetos testigos de este amor,por lo que se hace principalmente un resumen de todas las sensaciones que ha producido este amor pasional en los amantes, “pluma ,cristal…”, y a su vez los momentos que han pasado juntos cuando dice “días, noches, ponientes, madrugadas”.

·MI OPINIÓN : A mi me ha gustado mucho este poema, puesto que narra la historia de un amor invencible y pasional, a su vez es un poema divertido, es más, yo me he entretenido bastante analizándolo, ya que hace metáforas y comparaciones bonitas y que después de mucho pensarlas y conseguir descifrarlas, son muy lógicas: “giralunas, gema del amarillo nuevo…”.