Archivo

Archive for the ‘La poesia española en el primer tercio del siglo xx’ Category

La poesia española en el primer tercio del siglo xx

4 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Ángel Rodríguez, B2C

El modernismo en España: Rubén Darío.

Rubén DaríoHacia finales del siglo  XX y principios del XX, el modernismo ejerció su influencia en España.

En su desarrollo deben tenerse en cuenta diversas circunstancias:

La crisis política y económica propicia la adopción de la actitud de rebeldía propia de los modernistas.

El ambiente literario en el que la poesía tardorromántica (Campoamor) se queda obsoleta y el modernismo se ve como el inicio de una nueva era.

Y la peculiaridades del modernismo español, que no rompe completamente con el romanticismo, pues la influencia de Bécquer es fundamental en Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado. También se fomenta la poesía cívica.

 La poesía de Rubén Darío se inicia con la obra de Epístolas y poemas (1885), más tarde compone Otoñales (1887),  obra en que imita a Bécquer. Es autor de tres grandes obras: Azul, Prosas profanas y Cantos de vida y esperanza.

Azul (1888) está compuesto por cuentos y poemas breves. Se inspiran en un mundo fantástico y exótico de influencia francesa. En esta obra se revela su filiación modernista.

Prosas profanas (1896) sorprendió por su técnica y sus innovaciones métricas y verbales. Continúa con la evasión de la realidad y trata de ofrecer una visión alternativa del arte, el placer, el amor, el tiempo o la religión. Incluye algunos temas españoles.

Cantos de vida y esperanza (1905) es un libro mucho más grave y sombrío que los anteriores, reivindicación del propio autor como iniciador del modernismo, aristócrata intelectual que reniega de cualquier forma de mediocridad. Los temas principales son de orden existencial y político.

El simbolismo: Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez.

Antonio Machado: Superando la tradición mediante el simbolismo, creó una poesía de intensa emoción y gran introspección. Entendía la poesía como “el diálogo de un hombre con su tiempo” y sus grandes temas son el tiempo mismo, el amor (y la ausencia o la pérdida de este) y el sueño –mejor, ‘ensoñación’- como única forma de conocimiento. En 1903 publica Soledades, donde se percibe la influencia de Verlaine en la  melancolía expresada por el yo poético ante la naturaleza y el temor a la muerte. Personifica elementos naturales como la noche y realiza un diálogo con ellos en los que no siempre hay respuestas.

Campos de Castilla (1912/1917) contienepoesía dedicada al paisaje castellano, sus hombres y su historia. El tema principal es la decadencia de España y el carácter de sus habitantes, no precisamente retratado con benevolencia. La muerte de su mujer es uno de los asuntos clave del libro, junto con las preocupaciones religiosas, el paso del tiempo, el tópico de “el otro” o el cainismo.

Juan Ramón JiménezJuan Ramón Jiménez: sus primeras obras están marcadas por la melancolía, el escepticismo y el decadentismo. El simbolismo modernista se muestra en obras como Arias tristes (1903), en donde se muestra un conflicto  erótico.

Posteriormente se produce un cambio en su literatura, su poesía se vuelve vitalista, influido por Ortega y Gasset. En la obra Sonetos espirituales (1917) intenta plasmar la realidad desnuda a través de su expresión exacta, buscando la poesía pura. Diario de un poeta recién casado (1917) es quizá su mejor libro.

Gran referente de toda la poesía española de la primera mitad del siglo XX, otras obras suyas son Eternidades (1918), La estación total (1946) o Animal de fondo (1949)

Manuel Machado: tras unos inicios también modernistas,renunció en sus versos a lo decorativo y a lo suntuoso en busca de una poesía interior. El mal poema (1909) o Ars moriendi (1921) son muestras de poesía sombría y desengañada.

Miguel de Unamuno: crítico del modernismo, cultivó el verso libre. Su poesía parte de la vivencia y de la experiencia. Aborda temas como la familia, la patria y la religión. Su obra más conocida es El Cristo de Velázquez (1920). Se aproxima a Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez en su obra El Cancionero (póstumo, 1953).

Las vanguardias y la poesía del Grupo de 1927.

Luis CernudaLas vanguardias reaccionaron contra los valores, las producciones estéticas y la tradición literaria de la burguesía de la época. Pretendían la oposición a la tradición artística y cultural mediante la formación de grupos, rechazaban la imitación de la realidad, el sentimentalismo, la subjetividad, tenían una voluntad de renovación y experimentación poéticas.

La aparición de las vanguardias en España fue debido en especial a Ramón Gómez de la Serna, figura clave para entender los fenómenos artísticos en España en los años 20.

La generación de 1927 es un grupo de escritores nacidos en torno a 1900 que se unieron para hacer un homenaje a Luis de Góngora por el tercer centenario de su muerte. De este grupo de poetas los más destacados son Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Rafael Alberti.

Los rasgos más destacados de esta poesía son la influencia vanguardista del ultraísmo o el creacionismo (Diego) y el gusto por la poesía pura (Guillén) el neopopularismo (Lorca), el surrealismo (Alberti)… La Generación del 27 destaca por la cantidad, la calidad y la enorme influencia posterior de toda su producción.

Entre estos autores destacamos a Pedro Salinas (autor importante por ser el de mayor edad y referente del núcleo universitario del grupo), Jorge Guillén (que supera a su maestro, Juan Ramón Jiménez, y es uno de los mejores de su generación, caracterizado por su constante celebración de la vida), Federico García Lorca (uno de los escritores más famosos del grupo y de la historia de nuestra literatura) y Luis Cernuda (probablemente el mejor del grupo y quizá del siglo, tinta casi toda su poesía de amarga melancolía).

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

Anuncios