Archivo

Archive for the ‘La literatura de vanguardia y la Generacion del 27’ Category

La literatura de vanguardia y la Generacion del 27

4 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Mª Teresa Palmerín, B2C

En las primeras décadas del XX se desarrollaron las vanguardias, que destacaban el carácter innovador, rebelde y provocador de las nuevas tendencias, reaccionando contra los valores, las producciones estéticas y la tradición literaria.

Entre sus características comunes sobresalen:

– Tendencia a la formación de grupos, declaración de principios y publicación en revistas literarias de sus obras.

– Oposición a la tradición artística y cultural anterior y afán de camb
io total.

– Rechazo  a la imitación de la realidad; la obra debía crear otra realidad.

– Renovación y experimentación poética: preferencia por metáforas e imágenes; ausencia de rimas, de enlaces sintácticos y de signos de puntuación; abundancia de neologismos.

Entre 1909-1929 surgieron en Europa movimientos de vanguardia: Futurismo (Filippo T. Marinetti), Cubismo (Guillaume Apollinaire), Dadaísmo (Tristán Tzara) y Surrealismo, que propuso una nueva manera de concebir el mundo (André Breton)

En el surgimiento y evolución de las vanguardias hay que tener en cuenta los rasgos culturales de la época, como la europeización y las iniciativas culturales liberales. Los poetas españoles viajaron a París, recibiendo influencias de los vanguardistas europeos

Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna fue fundamental para las vanguardias españolas: su discurso El concepto de la nueva literatura se considera el primar manifiesto del vanguardismo español. Su papel fue el de promotor y guía de las vanguardias. Su estética se manifiesta en sus Greguerías (1914), que ofrecen una visión insólita de los objetos y la vida cotidiana y se basan en comparaciones, metáforas y aliteraciones, parodias de frases hechas, juegos de palabras y metonimias.

El poeta chileno Vicente Huidobro influyó sobre el ultraísmo, que declaraba el afán de renovación y la apertura a todas las tendencias, y fundó el creacionismo, cuyos rasgos son la no imitación de la realidad y a la narración y descripción.

En el  surrealismo español no hubo un grupo dirigente, pero si bastantes poetas y obras surrealistas: Alberti (Sobre los ángeles), Alexaindre (Pasión de la tierra), Cernuda (Un río, un amor), Lorca (Poeta en Nueva York).

La generación del 27 es un grupo de poetas con extraordinaria calidad que marcara toda la poesía española el s. XX, que surge en los años 20. Se llama así porque el grupo se reunió en 1927 para homenajear a Luís de Góngora en el tercer centenario de su muerte. Estos escritores mantuvieron una relación personal y literaria y Gerardo Diego reunió todos sus nombres en Poesía española. Antología 1915-1931 (1932). Los autores mas relevantes fueron Salinas, Guillén, Diego, Lorca, Dámaso Alonso, Alexaindre, Cernuda y Alberti. En ellos influyeron grandes figuras de la época, como Gómez de la Serna, Juan Ramón Jiménez y José Ortega y Gasset.

Sus rasgos más destacados son la síntesis de vanguardia y la tradición y la diversidad de tendencias estéticas:

-La poesía vanguardista, el ultraísmo el creacionismo. De las primeras vanguardias reciben temas y formas: la importancia de la ciudad y el entusiasmo por la vida moderna y la experimentación poética; tenemos a Salinas, Alberti o Diego.

-La poesía pura. Buscan la representación esencial del mundo y rechazan el sentimentalismo y lo anecdótico. Se tiende a la sobriedad y al nominalismo. El más representativo es Guillén.

-El neopopularismo. Lorca, Alberti y Diego crean una poesía influida por la lírica y la poesía popular de Lope de Vega. Son textos breves, marcados por el tono coloquial, las repeticiones y los estribillos.

-El surrealismo. Se incorporan la crítica a la sociedad y su convencionalismo, el deseo de liberación expresiva.

A partir de la Segunda República en 1931, la crea poesía social comprometida con la situación política; El poeta en la calle, de Alberti.

Pedro Salinas

Pedro Salinas: sus primaras obras, influidas por las vanguardias aparecen el mundo moderno y el humor, incluyen
Presagios
(1923), Seguro azar (1929) y Fábula y signo (1931).

En su poesía amorosa están sus obras más admiradas La voz a ti debida (1933), Razón de amor (1936) y Largo lamento (1936-1939), que expresan una experiencia amorosa, erótica y espiritual. La voz poética busca el verdadero ser del tú, su realidad esencial.

En la poesía del exilio, hay un afán de trascendencia y una reflexión sobre los poemas de su época. El contemplado (1946) se centra en la contemplación del mar, Todo más claro (1949) contiene una crítica de la sociedad y Confianza (1955) expresa confianza en la vida.

Jorge Guillén: la reflexión sobre la existencia, las relaciones con la realidad, la búsqueda de lo esencial, la alegría de vivir y la perfección formal en lo estilístico dan unida a su obra.

Cántico: de sus temas destacan la plenitud del ser en el mundo, el júbilo de la existencia, en convivencia con los demás y los límites del paso del tiempo, el azar, el caos, el dolor y la muerte inevitable.

Clamor y Homenaje: Clamor, compuesto por Maremágnum (1957), Que van a dar en la mar (1960) y A la altura de las circunstancias (1963) prosigue con la exaltación de la belleza del mundo, pero desarrolla temas como la injusticia social, el desorden, la alineación, las guerras, la miseria y el temor. Homenaje (1967) es un canto a la amistad y a las obras de la literatura universal, y una reflexión sobre la creación literaria. En 1968 reunió su obra en Aire nuestro.

LorcaFederico García Lorca: su obra, de extraordinaria calidad sigue una evolución caracterizada por la diversidad y la unidad.

La primera etapa comprende Primeras canciones (1922), Suites (1926), Canciones (1927), Romancero Gitano (1928) y Poema del cante jondo (1931). La segunda etapa abarca Poemas en prosa, Oda al Santísimo Sacramento del Altar y Poeta en Nueva York (1940). La tercera etapa están Diván del Tamarit (1940), Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935), Seis poemas galegos (1935) y Sonetos de amor oscuro.

Sus obra remita a una amplia tradición literaria, fundida con elementos de la modernidad, siendo influida  por Garcilaso, Quevedo, Góngora, Bécquer, Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez.

Los temas principales de la obra lorquiana son el amor heterosexual y homosexual, unido al deseo el erotismo y la pérdida del ser amado; la frustración, relacionada con la esterilidad; la muerte, vinculada al amor, a la frustración y el sufrimiento; los marginados. Los símbolos representan temas y motivos ligados a las mitologías primitivas.

Romancero Gitano es un conjunto de romances lírico-narrativos en los que priman la indeterminación, la vaguedad y la elipsis. Aparece una Andalucía estilizada, siendo los personajes principales los gitanos, acosados por la Guardia Civil. La violencia y la muerte son temas que prevalecen en la obra.

Poeta en Nueva York: en 1929 Lorca viaja a Nueva York, experiencia que influye en su obra junto con el surrealismo. El protagonista es la ciudad, que se convierte en el símbolo del materialismo, la insolidaridad y la degradación. Aparece el dolor de la voz poética, su deseo de amor, su soledad, que le lleva a solidarizarse con los demás y denunciar las injusticias sociales.

Luís Cernuda: su obra, reunida en La realidad y el deseo, se considera una biografía espiritual estableciéndose en etapas con aspectos comunes: la introspección lírica, el amor, la belleza de la naturaleza, la fugacidad del tiempo y el olvido, el deseo: el paraíso perdido, la soledad.

La primera etapa comprende Perfil del aire (1927) y Égloga, elegía, oda (1927,1928). La segunda etapa corresponde con obras surrealistas y románticas: Un río, un amor (1929), Los placeres prohibidos (1931), Donde habite el olvido (1934) e Invocaciones a las gracias del mundo. En la etapa del exilio publicó Las nubes (1940), Como quien espera el  alba (1947), Vivir sin estar viviendo (1949), Con las horas contadas (1956), y Desolación de la Quimera (1962).

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

Anuncios