Archivo

Archive for the ‘El teatro español en el primer tercio del siglo xx’ Category

El teatro español en el primer tercio del siglo xx

18 diciembre, 2012 Deja un comentario

Por Marina Delgado, B2C

trevEn el panorama general del teatro de las primeras décadas del siglo XX podemos diferenciar dos tendencias: el teatro comercial y el teatro renovador. El primero, destinado a satisfacer las exigencias del público, rehúye los planteamientos ideológicos y continúa con las formas dramáticas tradicionales. El segundo, a contracorriente de los gustos de la época, pretende innovar y experimentar, y tardó en ser valorado en su justa medida.

Teatro comercial

Podemos distinguir las siguientes tendencias:

– Un teatro en verso neorromántico, tradicional y que incorpora las formas del Modernismo. Destacan Eduardo Marquina (En Flandes se ha puesto el sol, 1910), Francisco Villaespesa (Aben-Humeya, 1913) y las obras escritas en colaboración por los hermanos Machado (La Lola se va a los puertos, 1929)

– Un teatro cómico, muy popular, en el que predomina el costumbrismo y los tipos populares. Entre los autores que cultivaron este género hay que citar a los hermanos Álvarez Quintero, cuyo teatro se identifica con los temas y ambientes de la Andalucía tópica (Malvaloca, 1912); a Carlos Arniches, que cultiva en su etapa de madurez el sainete extenso y la tragedia grotesca, en la que se une lo caricaturesco con una actitud crítica ante las injusticias (La señorita de Trevélez, 1916); y a Pedro Muñoz Seca (La venganza de don Mendo, 1918), que creó un subgénero al que denominó “astracán” basado en situaciones disparatadas con el único fin de provocar la risa del espectador.

-La comedia burguesa de Jacinto Benavente.

Premio Nobel de Literatura en 1922, Jacinto Benavente fue un autor de enorme éxito tanto de crítica como de público. Tenía gran habilidad para la construcción escénica, ingenio para plantear las situaciones dramáticas y gran fluidez en el diálogo.

Tuvo un comienzo atrevido con El nido ajeno (1896), una obra muy crítica sobre la situación de la mujer casada en la sociedad burguesa. La obra duró muy poco en cartel y Benavente suavizó su tono crítico en las siguientes.

Sus dos mejores obras son Los intereses creados (1907) y La malquerida (1913). La primera es una farsa en la que censura amablemente el materialismo y la hipocresía de la sociedad. La segunda es un drama rural que presenta una pasión incestuosa.

Teatro renovador

El teatro renovador es hoy, sin duda, el más apreciado. Merecen ser destacados:

Miguel de Unamuno, que creó un teatro desnudo e intelectual que desvelaba la interioridad. Algunas obras son Fedra (1898) o La esfinge (1910).

Azorín, cuyo teatro antirrealista incluía lo subconsciente en obras como Lo invisible (1928).

Jacinto Grau, que restauró la tragedia, recuperó el mito de Don Juan o utilizó la farsa para superar la estética naturalista.

En la década de los treinta intentaron también renovar el teatro autores como Rafael Albertí y Miguel Hernández.

Pero, indiscutiblemente, el teatro renovador está representado por las figuras de Valle-Inclán y García Lorca, los dos grandes dramaturgos de este periodo.

 Valle-Inclán

valleSu teatro es el de mayor originalidad en el panorama español del siglo XX. En su trayectoria dramática se observa una constante voluntad de renovación formal y temática que pretende romper con el teatro de su época.

Podemos clasificar su teatro:

-Dramas decadentistas basados en la estética modernista. A esta etapa pertenecen obras como El marqués de Bradomín (1906) o El yermo de las almas (1910).

-Dramas de ambiente galaico. Partiendo de su Galicia natal, Valle-Inclán crea un mundo mítico e intemporal, cuyos personajes se rigen por la violencia, la lujuria y la avaricia. Pertenecen a este periodo la trilogía Comedias bárbaras (1907-1922) y la obra Divinas palabras (1920)

-Farsas. Se trata de un grupo de obras en las que el autor introduce personajes grotescos  que anuncian la llegada del esperpento. Son cuatro farsas: La marquesa Rosalinda, La cabeza del dragón, La enamorada del rey y La reina castiza (1912-1920).

.El esperpento. Está formado por Luces de bohemia (1924), que relata el paseo nocturno por Madrid del poeta ciego Max Estrella y de su amigo don Latino recorriendo distintos ambientes en una progresión cada vez más degradante, y la trilogía Martes de carnaval (1930), que centra su crítica en el ejército español.

Con el nombre de esperpento designa Valle un tipo de teatro basado en la deformación sistemática de la realidad para hallar la imagen auténtica que se oculta tras ella. La deformación alcanza a los personajes, convertidos en seres grotescos y en fantoches, al lenguaje y a los escenarios. Todo ello con la intención de reflejar el desengaño del autor ante la realidad española de la época.

García Lorca

Lorca creó el verdadero teatro poético, entendido como espectáculo total. Su producción dramática posee una gran unidad temática que se sintetiza en la frustración por el deseo no alcanzado.

Distinguimos varias etapas en su obra:

-Primeros dramas y farsas, emparentados con el teatro modernista. Los dramas son El maleficio de la mariposa (1921), que presenta el tema de una pasión imposible, y Mariana Pineda (1927), sobre la heroína granadina ajusticiada por bordar una bandera liberal. Sus cuatro farsas desarrollan el tema del matrimonio de conveniencia entre el viejo y la joven.

-Comedias imposibles. Son obras simbólicas, surrealistas y difíciles de representar: El público y Así que pasen cinco años (ambas de 1930).

-Tragedias y dramas. En ellas, una moral asfixiante precipita el destino trágico de las protagonistas. El drama Doña Rosita la soltera (1935) presenta la espera inútil del amor por parte de una solterona en una ciudad de provincias.

Sus tres tragedias representan la plenitud de su teatro: Bodas de sangre (1933),en la que recoge la tragedia de la novia raptada el día de su boda por una antiguo amante; Yerma (1934), tragedia de una mujer estéril cuyo principal deseo es ser madre; La casa de Bernarda Alba (1936), que presenta el conflicto entre el autoritarismo de la madre y el frustrado deseo de libertad de sus cinco hijas.

>>> Puesdes descargar una versión de este artículo en PDF

Anuncios