Inicio > Literatura hispanoamericana > Juan Gelman: ‘Oración de un desocupado’

Juan Gelman: ‘Oración de un desocupado’

Por Javier Félix García

Padre, 
     desde los cielos bájate, he olvidado 
las oraciones que me enseñó la abuela, 
pobrecita, ella reposa ahora, 
no tiene que lavar, limpiar, no tiene 
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena, 
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido, 
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
                    bájate un poco, contempla 
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre 
cavándome la carne, 
               este dormir así, 
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido 
te digo que no entiendo, Padre, bájate, 
tócame el alma, mírame 
el corazón, 
yo no robé, no asesiné, fui niño 
y en cambio me golpean y golpean, 
te digo que no entiendo, Padre, bájate, 
si estás, que busco 
resignación en mí y no tengo y voy 
a agarrarme la rabia y a afilarla 
para pegar y voy 
a gritar a sangre en cuello
por que no puedo más, tengo riñones
y soy un hombre,
            bájate, qué han hecho
de tu criatura, Padre?
            un animal furioso
que mastica la piedra de la calle?

Nos encontramos ante un poema de métrica muy irregular, de versos desde 2 hasta 15 silabas, no tiene rima, por lo tanto los versos son libres.
En este poema ni la métrica ni la rima son importantes porque lo destacable es el mensaje del autor:
En la primera parte, este desocupado recuerda a su vida con su abuela, que trabajaba todo el dia lavando, limpiando y cuidándole. Después habla de su situación, se pregunta sii sirve nacer para estar en esa situación sin dinero, sin trabajo con frio y con alta fiebre, luchando contra el frio, y le pide a dios que baje para que le ayude
En la última parte le pregunta a Dios por qué esta en esa situación ya que el ni robó ni asesinó a nadie, simplemente fue un niño y ahora le golpean y le hacen daño, él necesita ahora robar y amenazar a la gente para poder sobrevivir.
En este poema el desocupado pide ayuda a Dios porque esta desesperado, no sabe como acabar la situación y quiere que Dios le de la solución, ya que él no la encuentra.

Violín y otras cuestiones, 1956, el primer libro de poemas de Gelman, fue publicado en conjunto por el grupo de poetas El pan duro. En esta obra destacan la atención hacia la ciudad, la preocupación política y un lirismo intenso que carga de matices mágicos la realidad cotidiana. La intuición poética, que precede en sus descubrimientos a la novelística y a la sociología, tiene en estos jóvenes una especial penetración: desde un planteamiento social al que obliga la realidad comunitaria, pretende captar la esencia vital del hombre argentino. Asimismo destaca la aptitud para arraigar la escritura poética en la fuerza y la soltura de la lengua hablada, librándola de solemnidades y exquisitismos. Por los caminos que abre, tanto en la temática como en la actitud espiritual y en el trabajo con el lenguaje, puede considerarse el inicio de toda una corriente de la poesía argentina, que en su momento fue identificada con la “generación del 60″.

Juan Gelman nació en Buenos Aires el 3 de Mayo de 1930, realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional Buenos Aires. A los quince años ingresó a la Federación Juvenil Comunista. En1948 comenzó a estudiar Química en la Universidad de Buenos Aires pero abandonó poco después para dedicarse plenamente a la poesía. Aprendió a leer a los 3 años y pasó su infancia andando en bicicleta, jugando al fútbol y leyendo. Desde niño es simpatizante de Atlanta, el club de fútbol del barrio, donde años después le pondrían su nombre a la biblioteca, algo que él considera «el homenaje más grande de su vida».2 Comenzó a escribir poemas de amor cuando tenía ocho años y publicó el primero a los once (1941) en la revista Rojo y Negro.

En 1955 fue uno de los fundadores del grupo de poetas El pan duro, integrado por jóvenes militantes comunistas que proponían una poesía comprometida y popular y actuaban cooperativamente para publicar y difundir sus trabajos. En 1956 el grupo decidió publicar su primer libro,Violín y otras cuestiones.

En 1963, durante la presidencia de Guido, fue encarcelado con otros escritores por pertenecer al Partido Comunista en el marco del plan represivo CONINTES, hecho que provocó movimientos de solidaridad y publicaciones de sus poemas en protesta por su detención.

En 1966 comenzó a trabajar como periodista. En 1967, durante la dictadura militar autodenominada Revolución Argentina (1966-1973) se integró a la organización guerrillera recién formada Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). El 26 de agosto de 1976 fueron secuestrados sus hijos Nora Eva (19) y Marcelo Ariel (20), junto a su nuera María Claudia Iruretagoyena (19), quien se encontraba embarazada de siete meses. Su hijo y su nuera desaparecieron, junto a su nieta nacida en cautiverio. En 1978 Gelman supo a través de la Iglesia Católica que su nuera había dado a luz, sin poder precisar dónde ni el sexo.

El 7 de enero de 1990 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de su hijo Marcelo, encontrados en un río de San Fernando (Gran Buenos Aires), dentro de un tambor de grasa lleno de cemento. Se determinó también que había sido asesinado de un tiro en la nuca. Exiliado durante la dictadura militar, sus hijos y nuera desaparecieron y no pudo reunirse con su nieta, nacida en prisión, hasta el año 2000.

Actualmente, Juan Gelman vive en México y es columnista del periódico argentino Página/12. Ha recibido varios premios: Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, Nacional de Poesía argentino, el Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda” y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana; en 1997 el Premio Nacional de Poesía de Argentina; y el 29 de noviembre de 2007 fue galardonado con el Premio Cervantes. La vida y poesía de Gelman se encuentran siempre entretejidas. En la época de El Pan Duro, proponía una poesía vinculada a la acción política, el uso de un lenguaje coloquial vinculado a temas urbanos y que siguiera la cadencia tanguera, marcada por un fuerte radicalismo. Con el enfrentamiento con el comunismo surge una nueva poesía que no se propone sólo el cambio social, como en Neruda, sino también cambiar la palabra misma. La nueva poesía hispanoamericana buscabaacercar la poesía al habla popular y a las cosas de los hombres comunes, sin el estilo panfletario y directo que había caracterizado a la poesía social de los 30 y 40.

 

 

About these ads
  1. Anónimo
    21 mayo, 2012 en 1:36

    excelente poema la primera vez que lo escuche no pude evitar conmoverme y ver atravez de sus palabras la realidad de muchos argentinos muy buen poeta !!!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: